Pensión Mínima: Necesidad latente en todos los trabajadores

En el Perú muy pocos trabajadores cuentan con cobertura previsional, esta es realmente baja, pues de los 17 millones que pertenecen a la Población Económicamente Activa (PEA), solo el 64% está afiliado a un sistema previsional. Por si fuera poco, no todos los afiliados al sistema aportan de manera constante, lo que se traduce en que mes a mes, el número de afiliados excede al número de cotizantes, siendo estos últimos casi la mitad de los primeros.

La baja cotización se explica por el alto nivel de trabajadores informales, situación que comparten el 73% de la PEA, donde el 41% son independientes. En vista de esta problemática, que ya se ha hecho una característica propia de nuestro país, y con la gran necesidad de mejorar la cobertura previsional, para que cada vez más peruanos puedan gozar de una pensión, es indispensable que las políticas de reforma laboral se direccionen hacia el fomento de incentivos a la formalización.

Por otro lado, solamente el 25% de los afiliados al Sistema Privado de Pensiones (SPP) aporta de manera regular, un porcentaje mucho menor al de los países de la región. El año 2016, Perú quedó en el último lugar en cuanto a porcentaje de aportantes regulares, y en contraparte, Chile se ubicó en primer lugar, con un porcentaje de más de 60%.



Los afiliados a la ONP tienen acceso a una pensión mínima otorgada por el estado de S/415; sin embargo, para hacerse acreedores a ésta, tienen que haber aportado como mínimo 20 años durante su vida laboral, pues esa es una de las condiciones para beneficiarse de una pensión en el sistema público. En caso contrario, la persona no podrá obtener ningún tipo de pensión, a pesar de haber ahorrado 19 años.

Por el lado del SPP, sus afiliados no cuentan con dicho beneficio estatal, pero tienen el derecho de contar con su fondo para que de ahí se les provea una pensión, o hacer el retiro del 95.5%. Debido a dicha problemática, desde inicios del presente año, el SPP viene trabajando en la posibilidad de poder ofrecer una pensión mínima de al menos S/500 para aquellas personas que no lograron ahorrar un fondo suficiente que le permita contar con una pensión digna.

De esta manera, de llevarse a cabo la medida que el SPP viene impulsando, se estima que al menos un 22% de la PEA –afiliada al SPP pero que no aporta regularmente– se vería beneficiada con una pensión mínima que premie los años efectivos de aporte de los afiliados a sus cuentas individuales de ahorro previsional, y que sería financiada parcialmente con transferencias del estado.

La pensión mínima sería otorgada a aquellos afiliados que alcancen la edad legal de jubilación y opten por una renta vitalicia, quedando excluidos de este beneficio a los jubilados por edad anticipada, por desempleo y a aquellos que optan por un retiro parcial del fondo de pensiones.






Búscanos en Facebook
Síguenos en Twitter